El colegio cuenta con un enfermero para atender a los alumnos en caso de caídas o lesiones. Cuando el accidente puede revertir cierta gravedad, el enfermero o cualquier otra persona responsable, deriva al alumno al hospital más cercano para que sea atendido por los servicios de urgencias, previa llamada a los padres o responsables legales.

El colegio cuenta con un seguro de accidentes que cubre los gastos médicos ocasionados por golpes o caídas producidos durante la jornada escolar.

Este servicio es gratuito y universal.